Coldplay iluminó la noche en emotivo reencuentro con Chile

Primera noche, de la serie de conciertos en Chile

En el regreso de los megaconciertos al Estadio Nacional, el grupo británico despegó un espectáculo diseñado como una experiencia de luces, confeti y un repertorio diverso que repasó su trayectoria. Con simpatía, Chris Martin y compañía encantaron en la primera de sus cuatro noches por Santiago.

Pasaron casi tres años desde la última vez que el Estadio Nacional recibió un megaconcierto. Fue el 15 de octubre de 2019 cuando los ingleses Iron Maiden marcaron un largo adiós potenciado por la pandemia y la acuciante falta de salas de concierto en la capital. De allí que el primero de los cuatros shows que Coldplay agendó en el Coliseo de Ñuñoa (20, 21, 23 y 24 de septiembre) estaba marcado por el tono del reencuentro; mas con la cancelación del show de Justin Bieber, a comienzos del mes. Una vuelta a esos días en que asistir a un show internacional era un acontecimiento que marcaba la pauta diaria. Y se extrañaban.

A su tercera visita al país, Coldplay llegó como un amigable monstruo de estadios. “La banda más grande del mundo durante algunos años”, los definió The Guardian a propósito de las presentaciones en Londres de la gira Music of the Spheres que los trae en esta ocasión.

La previa estuvo marcada por las animadas presentaciones de Princesa Alba y Camila Cabello, a tono con la presencia juvenil en la audiencia, familias con niños incluidos. Pese al frio, la noche cerrada ofreció el marco para el despliegue de las luces de los teléfonos como un anticipo del espectáculo. Y en las pantallas, pequeños mensajes de iniciativas ambientales recordaban el ánimo de una gira amigable con el medio ambiente.

Con más de veinte minutos de retraso, una solicitud al público de cancha VIP para moverse a un costado y un pequeño corto sobre la temática ambiental de la gira, por fin Coldplay salió a escena.

Con los primeros compases de Higher Power, un tema de Music of the Spheres, trabajado con el sello pop de Max Martin, el show arranca en una explosión de confeti biodegradable y luces de las pulseras entregadas a los asistentes. “Bienvenidos amigos”, saluda un energético Chris Martin, figura ancla del concierto que desde el primer momento las hace de animador para el respetable.

Un primer momento emotivo llega con la interpretación de The Scientist, una canción de vocación hímnica seguida por el público.”Nobody said it was easy”, cantó fuerte el respetable, ansioso por volver a vivir un momento de comunión tras la pandemia.

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE